Instituto Traumatológico de Chile

Ministerio de Salud
 
Inicio � Noticias � Noticias Generales � Desafíos de la Formación Médica en Pandemia
AA

Nuevos médicos especialistas

Formación curso cadavérico

Arriba: Dres. Ricardo Rebolledo, Wilson Pizarro, Nicolás Pinto, Juan Lecaros y Alonso Díaz. Abajo: Dres. Enrique Cifuentes, director del Instituto; Gerardo Moreno, Chu-Long Yuan y Julio Contreras, Jefe Departamento Científico Docente.

Desafíos de la Formación Médica en Pandemia

Fecha: 09/04/2021   |   Categor�a: Noticias Generales

A fines de marzo terminaron su beca de especialización en ortopedia y traumatología en el Instituto Traumatológico los médicos becados de la promoción 2018-2020. Nada les hacía sospechar a este grupo de egresados de la Universidad de Chile que a diferencia de sus antecesores, les esperaba una experiencia inédita en esta etapa de su formación para la que ellos y la medicina mundial no estaban preparados: la Pandemia por Covid 19.

Como antesala se enfrentaron a un estallido social en el país, fenómeno  que pese a ser un movimiento de reivindicaciones tuvo inevitable repercusión en la atención médica con urgencias traumatológicas derivadas de enfrentamientos y unos meses más tarde a un desconocido, invisible y mortal virus que alteró lo que debió ser un proceso de formación habitual por un incierto proceso del que con esfuerzo y organización de nuestros directivos, docentes y de este grupo de becados, se enfrentaron exitosamente los desafíos que les permitieron egresar con los conocimientos adecuados y necesarios, pero además con una experiencia que quedará registrada en su memoria como profesionales y seres humanos por siempre.

Antes de su partida a sus respectivos destinos profesionales, dejaron su testimonio sobre esta vivencia.

Dr. Ricardo Rebolledo

Fue complejo al comienzo por la incertidumbre de ver que iba a pasar desde el punto de vista clínico, asistencial y docente. Sin embargo, es importante destacar que con el compromiso mancomunado de los docentes, directivos y de nosotros como becados se logró hacer un trabajo bastante bueno tanto en la organización como en la atención de los pacientes, para que el hospital pudiera seguir funcionando de la mejor forma posible y entregar una atención de calidad a todos nuestros usuarios.

Hubo esfuerzo de los docentes para tratar de suplir las actividades que no íbamos a tener producto de la Pandemia. Pero hubo situaciones que obviamente no pudieron ser del todo abordadas pero tratamos de suplir las falencias por todos los medios con actividades como el Curso Cadavérico  que se organizó al final del proceso.

De su experiencia como encargado de la promoción explica que: Más que a cargo fue un  tema de organización. Nosotros desde primero que hemos sido un grupo bien  unido que organizamos y distribuimos bien las cargas  de trabajo. Entonces mi función, más que estar como jefe de becados o a cargo del grupo fue tratar de ir juntando las posturas de cada uno para ir entregando puntos en común y de dirigirnos todos en el mismo sentido. Más que un a jefatura, lo mío  fue ser la cara visible de una coordinación de un grupo que siempre trabajó unido.

Dr.  Shou Long Yuan

En un principio no pensamos que esta Pandemia se prolongaría tanto y no dimensionamos si nos podía afectar en la beca, pero cuando se fueron dando las condiciones fuimos adaptándonos para llevar una beca lo más normal posible. Igual en algún momento tuvimos miedo que fuéramos sacados de las actividades de nuestra especialidad para cubrir necesidades de Pandemia. Sin embargo,  hubo buenas gestiones para que eso no pasara y seguimos de cierta forma aportando al servicio en lo mejor que podemos hacer que es la traumatología. Además,  gracias a una buena organización de mis compañeros, logramos una buena rotación para funcionar tanto en lo asistencial como en lo docente. En lo personal, no me siento menos preparado con respecto a las promociones anteriores gracias a este esfuerzo que hizo la Universidad, la Dirección del Instituto Traumatológico, el equipo de docencia y  mis compañeros.

Dr. Wilson Pizarro

Nadie esperaba estar  tanto tiempo inhabilitado de hacer muchas cosas debido a la Pandemia, pero igual para nosotros fue una oportunidad porque tuvimos muchas opciones quirúrgicas y fue muy bueno para nuestro crecimiento en general. Pudimos organizarnos de buena forma y sacar provecho ante la situación actual del país ya que el Instituto era casi el único centro que tenía la posibilidad de realizar cirugías. Para nosotros fue muy buena experiencia muy valiosa en que sacamos provecho de una situación difícil para todos y que para nosotros fue un momento de aprendizaje importante gracias al apoyo de los directivos del Instituto

¿Sirve como experiencia futura?. Claro va a servir para el futuro y para otras situaciones difíciles que puedan venir, porque nos permite estar preparados gracias al esfuerzo de los directivos del Instituto que nos facilitaron las cosas y también nos autorizaron a cooperar en lo máximo que pudimos.

UN VUELCO EN LA FORMA DE TRABAJO

El Dr. Enrique Cifuentes, relata también su experiencia como médico y director de este establecimiento liderando el equipo que debería encargarse de realizar los ajustes necesarios en el ámbito docente y asistencial de esta inesperada contingencia:

Para esta promoción de becados 2018-2020 su último año de residencia de ortopedia y traumatología en el Instituto fue muy dura, porque ya finalizando el año 2019 les tocó el tema del estallido social y durante el 2020 la Pandemia por Covid 19 lo cual significó hacer un doble esfuerzo del equipo docente de la Universidad de Chile y también de los traumatólogos del Hospital diseñando nuevas estrategias, para cuidarlos a porque era un mandato de la Universidad y éticamente de nosotros como equipo de este Instituto.

Se tuvo que hacer todo un vuelco de la forma de trabajo  al que estábamos  habituados. Hicimos las modificaciones necesarias para velar porque la docencia y la residencia fuera una buena experiencia. El tercer año de residencia es muy importante, porque ya tienen más experiencia para hacer  más actividades, más cirugías y al comienzo se sentían un poco al debe en eso.

Sin embargo, pudimos organizar bastante bien la parte académica por zoom digital y mantuvimos un cierto nivel de actividad quirúrgica por lo tanto ellos sienten que la beca y la residencia les dio las herramientas como para poder desenvolverse en los lugares de destino donde desempeñarán su especialidad.

Experiencia como médico y  director

Ha sido una experiencia muy dura porque primero el estallido social nos pegó muy fuerte. Veníamos con una campaña de disminuir la lista de espera quirúrgica con mucho esfuerzo y debimos organizar todo el servicio en relación a las nuevas medidas sanitarias para cumplir todas las expectativas y afortunadamente lo pudimos realizar.

En algún momento incluso pudimos recibir pacientes de salida de Covid, pero finalmente no fue necesario y era un riesgo porque no tenemos una UTI ni una Recuperación formal para esta enfermedad que es muy compleja, pero creo que hemos cumplido con nuestra misión de resolución de patología traumatológica.

Como médico y como persona ha sido una experiencia muy difícil. Esperamos que sean los últimos albores de esta enfermedad y que podamos retomar nuestra actividad más normal.

EMBATES EMOCIONALES Y PSICOLOGICOS

Dr. Julio Contreras, Encargado del Programa de Formación de los médicos egresados de esta especialidad.

Al principio de la pandemia, debemos reconocerlo, nos asustamos mucho, en parte por el desconocimiento de la enfermedad y la incertidumbre en todo ámbito. Los residentes de Ortopedia y Traumatología también sufrieron los embates emocionales y psicológicos de los mismos. Debimos modificar la estructura que hemos seguido durante décadas de rotaciones por equipos de subespecialidad, a un modelo más integral, dinámico, flexible y adaptado a las condiciones, con un amplio énfasis en el autocuidado y el manejo de los posibles casos sospechosos.

En un comienzo, se dosificaron los recursos humanos y siempre se protegió el bienestar de los residentes en vista de que nos enfrentábamos a una patología desconocida. Destaco el rol de todos los residentes, especialmente el Dr. Nicolás Pinto, quien hizo de coordinador general en Pandemia de manera destacada. A pesar de las dificultades, los residentes pudieron seguir interactuando con pacientes y realizando cirugías, de forma destacada por la Escuela de Postgrado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, quedando listos y preparados para tomar un lugar en la trinchera traumatológica de nuestro país.

UNA REFLEXION EN MEDIO DE LA CRISIS

Dr. Hugo Henríquez, Subdirector del Departamento de Ortopedia y Traumatología y junto con el Dr. Julio Contreras, encargado del Programa de Formación de los médicos egresados de esta especialidad.

 

¿Cómo vivimos la pandemia?. Enseñanzas de vida.

 

Desde el punto de vista académico, el enfrentar la pandemia implica una serie de desafíos frente a los cuales no teníamos preparación. Los docentes, como todos, enfrentamos las mismas incertidumbres y miedos en este proceso. Para nadie ha sido un misterio que nuestras vidas han sufrido cambios y hemos tenido que adaptarnos a vivir de una manera distinta, muchas veces teniendo que modificar nuestras líneas de vida en la  familia, el trabajo, la academia y en lo personal.

Lo Académico

Con respecto a lo académico, el desafío ha sido y sigue siendo muy grande. Una de las primeras y más importantes metas que nos pusimos junto al equipo docente y directivo, fue evitar el contagio de nuestros residentes con una serie de medidas de seguridad que creo estuvieron en la dirección correcta.

Por otro lado, el perder oportunidades de aprendizaje, al ver disminuida la exposición a los pacientes y a las cirugías, significó (y significa) una preocupación constante, que hemos tratado de subsanar con múltiples estrategias docentes, como lo fue por ejemplo el Curso Teórico Práctico con aforo limitado hecho en marzo y que fue pionero en las herramientas docentes. Otras estuvieron enfocadas en favorecer la presencia en pabellón, aumentar la formación on-line, etc.

Crecimiento

Sin embargo, no todo ha sido negativo. Uno de los aspectos que he podido observar y que más nos ha llenado de orgullo, es ver crecer a algunos dentro del grupo en formación en su capacidad y calidad humana. Han desarrollado una capacidad de organización y de estar disponibles siendo capaces de ser parte del hospital, no sólo como médicos en formación, sino como parte de una Institución que busca el bienestar de sus pacientes. Es este currículo oculto, lo que ven, lo que hacen, el esfuerzo diario, el seguir modelos positivos, la capacidad de trabajo en equipo, lo que al fin y al cabo los llevará a adquirir poderosas herramientas de habilidades de todo tipo más allá de la ortopedia y traumatología lo que significará contar con profesionales más comprometidos, más humanos y más solidarios con las necesidades de los pacientes.

En fin, esta Pandemia ha significado grandes desafíos e incertidumbres. Sin duda, cuando aún queda mucha Pandemia por recorrer, estamos hoy mejor preparados y con la disposición de salir adelante entregando lo mejor de nuestro trabajo en esta  Institución asistencial – docente.

Copyright 2004 - 2021 Instituto Traumatológico Dr. Teodoro Gebauer Weisser